AVISO

Este fic contiene sólo recreación sobre hechos del pasado. No contiene spoilers. Todos los personajes y lugares pertenecen a G.R.R. Martin

viernes, 5 de abril de 2013

INTERLUDIO. LOBOS EN DESEMBARCO.


Era la comidilla de la capital. Tras el nacimiento del pequeño Aegon, el príncipe Rhaegar había partido en secreto hacia no se sabía dónde, dejando a su esposa e hijos abandonados. Era un escándalo, una acción impropia del heredero. Nadie sabía las razones de su partida. Lo buscaron en Refugio Estival, su lugar favorito para retirarse a componer, pero no lo hallaron allí. Era como si la tierra se lo hubiera tragado.

            Pocos días después de la desaparición de Rhaegar, una pequeña comitiva de norteños llegó a Desembarco del Rey. Se aproximaron a las puertas de la Fortaleza Roja y el que parecía capitanear el grupo comenzó a gritar el nombre del príncipe Targaryen. Los guardias observaron desde la muralla sin hacer caso, pensando que era un loco, hasta que el joven hizo una grave acusación. «¡MALDITO DRAGÓN, EXIJO QUE ME DIGAS DÓNDE ESTÁ MI HERMANA! ¡SAL Y DA LA CARA, COBARDE!» Ante estas amenazas, la guardia decidió actuar. Se abrieron las puertas de la Fortaleza Roja para dejar entrar al grupo. Nada más atravesar el umbral, fueron apresados. El cabecilla, que llevaba un jubón con un huargo gris plata, se resistió más que el resto, por lo que tuvo que ser golpeado en la cabeza para poder controlarlo y meterlo en una celda. Los otros, cuatro en total, fueron también encarcelados.
            Los guardias dieron parte de lo ocurrido al rey Aerys. Éste ordenó a los que conocían la existencia de los prisioneros que guardaran silencio, y exigió que se presentaran allí los padres de cada uno de los muchachos que se habían atrevido a acusar a Rhaegar del rapto de una norteña. Acudieron todos a la llamada y, conforme iban llegando, eran ejecutados sin juicio previo y en el más absoluto de los secretos. El último en presentarse fue el padre del líder del grupo. El rey tenía reservada su mejor jugada para él y el insolente de su hijo.

4 comentarios:

  1. Creo que ya sé cuál será el peor momento para Jaime...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que sí? Creo que vamos a sufrir con él casi tanto como sufrimos en su momento con el otro PoV...

      Eliminar
  2. Ay ay ay ay, no me puedes dejar así, yo quiero saber qué pasa, este me ha resultado súper corto, más, porfa. Lyanna la lió bien parda, jajajaja.

    Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana asistiremos a un momento muy triste... :(

      Eliminar