AVISO

Este fic contiene sólo recreación sobre hechos del pasado. No contiene spoilers. Todos los personajes y lugares pertenecen a G.R.R. Martin

viernes, 29 de marzo de 2013

Capítulo 6

TYRION

            La noticia había llegado a Roca Casterly rápidamente. Una decisión como la de Jaime se extendió por los mentideros de Desembarco y de ahí a todos los rincones del reino. Tyrion imaginaba que su padre estaría muy furioso. A él no lo consideraba su hijo y el primogénito renunciaba a heredar el señorío de los Lannister. Temía la reacción de Lord Tywin porque, aunque lo ocurrido no era su culpa, pagaría con él como hacía con la muerte de Madre.

            El niño estaba en la biblioteca, estudiando historia. Un jaleo llegó hasta allí desde el patio central de la fortaleza. Bajó de la silla y cogió la escalera que le ayudaba a alcanzar los estantes más altos, llevándola hasta una de las ventanas. Ascendió por ellas con lentitud y alcanzó su objetivo. Alzó la cabeza y miró hacia abajo: ¡Jaime había vuelto! Perdió el equilibrio por la emoción del momento y estuvo a punto de caer. Sus piernecitas le jugaban esas malas pasadas con demasiada frecuencia. Abandonó la biblioteca y corrió hacia el patio. «¡Jaime, Jaime!», chilló. El joven salió a su encuentro y lo tomó en brazos, alzándolo. El niño pudo ver la tristeza en su rostro a pesar de que se esforzaba en sonreír. «¡Mi querido hermano, seré un capa blanca! ¿Vendrás a Desembarco conmigo para la ceremonia de nombramiento?» Tyrion no cabía en sí de gozo. ¡Él en la capital! No… Seguro que Padre ponía algún impedimento. Nunca lo había sacado de Roca Casterly porque se avergonzaba de su deformidad. Y Cersei también se opondría a ello. Pero Jaime era distinto, no lo odiaba y lograría llevarlo allí. «Oh, sí, me gustaría conocer a Ser Arthur Dayne y a Ser Barristan Selmy. ¡Y al príncipe Rhaegar, por supuesto!», respondió. «Jajaja, veo que sigues estudiando, ¿eh? Padre no reconoce lo inteligente que eres. Eres el más listo de los tres, que lo sepas.» Y le dio un fuerte abrazo antes de dejarlo en el suelo. «Ahora deja que me refresque y me quite el polvo del viaje. Después hablaremos de nuestros planes para llevarte a Desembarco.» Jaime se marchó hacia su habitación, dejando a Tyrion en el patio, contento ante la perspectiva de ver en persona a grandes caballeros y damas. Se sentó en uno de los bancos de piedra que había, contemplando el cielo. Un mozo llegó hasta él con un cuervo. «Mi señor, este cuervo llega desde Harrenhal. El mensaje está a nombre de Lord Tywin. ¿Se lo doy a vuestro hermano?» Tyrion se sentía importante y le dijo que él se lo llevaría en persona. Abrió el pliego. No creía que Jaime se enfadara porque lo leyera; al fin y al cabo él también era hijo del señor de Roca Casterly. Era la invitación al torneo de Lord Whent. ¡Qué emocionante! ¿Le pediría Jaime que lo acompañara también? No podía esperar a decírselo y corrió hacia el cuarto de su hermano. La puerta estaba entreabierta y oyó a Jaime gemir. ¿Estaba llorando? El niño se asustó: no podía imaginar al valiente muchacho derramando una sola lágrima. Entró con sigilo y lo vio con los calzones bajados, haciendo un movimiento rítmico sobre su entrepierna con la mano derecha, mientras decía «¡Oh, Cersei, cómo te deseo!» Tyrion no entendía nada. ¿Qué estaba haciendo? ¿Por qué nombraba a su gemela? «¿Jaime?», susurró. Éste se volvió con el rostro enrojecido y lo miró con los ojos llenos de horror. «¡Fuera de aquí! ¡Oh, Dioses, VETE DE MI VISTA!» El niño tiró el pergamino al suelo y huyó asustado sin saber por qué Jaime le gritaba y qué de malo había en lo que contempló allí esa mañana.

4 comentarios:

  1. Este niño va a quedar traumatizado de por vida xD

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja! Pobrecito Jaime, pillado infraganti en plena faena, y Tyrion porque va a ser un niño precoz, con lo rápido que aprende todo no le va a costar nada entender qué estaba haciendo Jaime xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, madura a base de golpes el pobre :P

      Eliminar